Unas letras por si te has sentido perdido...

Hacer el desayuno para mí se ha convertido en mi despertador, mi mente, a través de la acción de cocinar, va saliendo de esa somnolencia para caer en la tierra nuevamente, y precisamente a esa hora donde lo inconsciente y consciente están dialogando, es que a veces, me llegan algunos inisghts.

Esto pasó a raíz de un podcast que escuchaba mientras cocinaba, estaban hablando del estar perdido, y como seguía medio dormida, mientras escuchaba, iba también creando mi propia historia en la cabeza y vino esta pregunta: ¿y si el sentirnos perdidos es realmente claridad, porque nos hemos dado cuenta que hemos vivido en automático?

Es como si algo nos sacará de esa rutina diaria, que se siente segura, pero que se pinta con la inercia del hacer por hacer, y así como si nada, algo nos descoloca y sentimos que todo carece de sentido y viene el: “me siento perdida”.

Y es que cuando dibujamos la palabra “perdida”, nos vamos directamente a la imagen de “empezar a encontrar”, encontrar ese algo que se sienta conocido. Y si profundizamos en esta búsqueda, nos damos cuenta que se vuelve más real, más consciente, porque se hace desde el ojo del explorador que está buscando un estímulo que brinque dentro de sí y le diga “aquí es, aquí brincamos nosotros”.

Pero, qué miedo da el no tener seguridad sobre algo y adentrarse en lo desconocido que carece de control sobre lo que creemos de las cosas, surgen todas esas inseguridades sobre todo lo que no creemos posible y esas limitaciones que se han posado como verdades, porque sentimos que se fue el espacio que podía debatir ese estado y es como si quedáramos completamente expuestos a ser responsables de nosotros, caer en cuenta de nuestra posición ante la propia vida.

Y algo que he aprendido y me ha funcionado para debatir mis propias limitaciones, es jugar con mi propia mente cambiando la intención. Por eso, este insight: si en vez de sentir que estoy perdida, reconozco que antes estaba más perdida y que por eso, caigo en cuenta, finalmente soy consciente del proceso que estoy experimentando porque este mismo está invitándome a verme para conocerme y por supuesto, encontrarme en una percepción más real y no una idealizada o sugestionada.

Y que este insight viniera en este momento, me parece de esas sincronicidades donde vemos como dos mundos se unen o se reflejan, el espacio universal, y el espacio psíquico; porque estamos cerrando la Temporada Piscis, una temporada que nos saca del automático, de lo asegurado, para mostrar una consciencia mucho más profunda, que trasciende conceptos, porque está comprendida en un sentido que se siente, nos lleva a esa realidad interna que no es lineal, sino circular y etérea, que se filtra por las percepciones y emociones, temas que para la razón siempre será un reto.

Por eso, esa sensación que todos hemos sentido, como si algo nos sacará de sí y nos expusiera con otros contenidos que parecen desconocidos u monstruosos, y por eso mismo, da miedo; aparece la frustración y el rechazo de adentrarnos en un espacio que se va de nuestro control racional sobre las cosas. Pero, cuando entendemos que caer en este estado es darnos cuenta de otra realidad que nos pertenece y no habíamos querido ver, que precisamente por percibirla está siendo bastante clara, aunque en el momento no parezca tener un resultado o propósito, porque para accionar con sentido, primero tenemos que ser con sentido, y eso es precisamente lo que quiere que conectemos la energía pisciana (que realmente es, nuestra psique que se está reflejando a través de esa energía).

El 19 de Marzo comienza la Temporada Aries, un nuevo año astrológico, el nacimiento, el inicio y la vida; pero, para que algo muestre su luz, tiene que conocer su oscuridad. Para saber qué conservar y qué mostrar, para encontrar un camino certero y no uno que se deja llevar por la inercia del vivir por vivir.

Hoy te quise traer otra mirada del “estar perdido”, porque gracias a esa polaridad, por consecuencia, nacerá la curiosidad que nos lleva a encontrarnos, y esa es la base de la vida: nacer, vivir, morir; para nacer de nuevo, vivir de nuevo, y morir de nuevo; porque para que algo evolucione, tiene que transformarse. Y darnos cuenta que todo es lo que es, y nosotros somos los que coloreamos todas las posibilidades de eso que es.

Te invito a encontrarte en ser, en el permitirte ser realmente tu mismo con todo lo que venga y sientas, sin limitaciones o moralidades; que crees un espacio seguro para ti en el que puedas ser de verdad y este te llene de tanta confianza, para que en cada perdida de camino, sepas que vas a seguirte descubriendo cada vez más porque te estás dejando ser en cada vuelta.


Con amor, desde mi Luna, @paoenlaluna

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo