Inicia un nuevo ciclo

Y qué terror dan los inicios, pero es ese terror sabroso porque no queda más de otra que arrancar, y eso mismo hace que la adrenalina envuelva nuestro cuerpo. Es la imagen del Arcano 0 del Tarot, el Loco, donde nos abrimos a la aventura que implica avanzar en la incertidumbre, confiando o esperando que lograremos resolver lo que venga.

Porque por más que nos planifiquemos, por más que queramos ver los tránsitos o que alguien nos aconseje cómo lo tenemos que hacer, si hay algo seguro, es que cada presentación de la vida es única, que algo comienza con una intención y termina convirtiéndose en un proceso más profundo que debate hasta quiénes somos y nos llena de múltiples preguntas.

Y Aries nos remite a estas imágenes, la planta que irrumpe con toda su fuerza la tierra para mostrar todo su contenido; el guerrero que lucha por lo que es suyo arriesgándolo todo porque va con la certeza de sus convicciones; el nacimiento, ese espacio cercano a la muerte, que implica mucha valentía y emociones extremas: llanto, risas, gritos y mucha sangre…


El principio siempre es violento porque nos confronta con aspectos de nosotros que desconocíamos, pero que siempre nos llevará a la vida, porque si el corazón comanda la aventura, nos iremos acercando a cada parte del camino que se siente nuestra, porque el alma brincará gritándonos “ahí estamos nosotros”.

Recuerdo cuando comencé este proyecto, hace casi 3 años, estaba en esa incertidumbre que implica graduarse y surge el gran “y ahora qué”, en mi país, en ese momento la oportunidad para ejercer mi carrera estaba difícil, y no quería irme a una oficina a trabajar, tampoco seguir llevando redes sociales, eso si lo tenía claro. Un día se iluminó conscientemente algo que ya se estaba gestando dentro de mí: la Astrología.

Parte de esta iluminación vino de escribir, empecé a bailar con las letras y tenía mucho por compartir, todo lo que la Astrología me había ayudado a conocerme y a conectar conmigo, entendiendo mis contradicciones y mis posibilidades, verme como un ser que no es estático, que está en constante movimiento y cada parte del proceso es completamente válida, si me abro a conocerme en esa parte.

Quería casi que gritarlo, y recuerdo que me decía “así sean solo 10 personas que conecten con mi proyecto, esta herramienta es demasiado útil, y si alguien logra conectar consigo mismo a través e la Astrología como yo lo hice, ya me sentiría más que satisfecha”.

Arrancar me dio terror, estaba soltando el depender de alguien más y empezar a ser responsable de mí misma, porque este proyecto solo surgiría si yo me comprometía con él, y qué complejo es crear algo cuando uno sigue conociéndose y transformándose.

Y es que empezar eso que hace que el corazón brinque, va a buscar mil maneras de expandirse, porque no existe explicaciones, sino creación, y los ojos brillan reflejando ese destello que viene del adentro.

Después de las dudas, el miedo a que ese algo no sea duradero, de las inseguridades que surgen del estar expuesto; después de no darme el valor por sentir que falta más porque no me consideraba que fuese suficiente para esto, de las berreras, el miedo a no agradar y no lograr sostener o sustentar mi vida con esto, aquí ando, con el calorcito en el pecho, porque a pesar de todos esos demonios, elegí seguir los brincos del corazón impulsados por la aprobación del alma.

Permití conocerme con nuevos retos y algo propio, hasta que finalmente calzó en mí, y los demonios son solo viejos visitantes que aparecen en los momentos de dudas, pero el corazón sigue llevando la batuta; y aquí estoy, escribiendo estas letras, celebrando este nuevo ciclo astrológico que inicia, que la única certeza es que empieza un viaje repetido, pero con nuevas experiencias que seguirán expandiendo mi camino, llevándome a sentirme y conectar.

Si no hubiese empezado, por darle espacio a esos demonios sustentados por el miedo a la incertidumbre de no saber como se desenvolverá, en este momento no estaría escribiéndote a ti, y no sentiría esta pasión que siento con todo lo que hago en PAOENLALUNA y conmigo misma.


Te invito a que te abras a los inicios desde el corazón, porque si escuchas dónde brincas, sabrás siempre cómo encontrarte sin perderte, sabrás bailar con los cambios y las transformaciones, y cuando todo parece estar cuesta arriba, el corazón te mostrará esa luz al final del túnel, porque si bien, cada inicio tiene un final, ese final es la apertura a un nuevo nivel porque para que algo permanezca, tiene que seguir evolucionando.

Escribí estas letras escuchando este álbum de esta banda que conseguí en Spotify y me encantó, aquí te lo comparto: https://open.spotify.com/album/1ttGpGzOEi6JDDOHO4qD1y?si=EZn70ymBQ0OcTuM6XpWtcg


Con amor, desde mi Luna, @paoenlaluna

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo