Aladdin: reviviendo la magia de Disney

Actualizado: 16 abr 2020


Mi recomendación es que vayan y disfruten la versión Live-Action de uno de los mejores clásicos de Disney: Aladdin.


Dirigida y escrita por Guy Ritchie. Protagonizada por Mena Massoud como Aladdin, Naomi Scott como la princesa Jasmine, Marwan Kenzari como el villano Jafar, Nasim Pedrad como Dalia, Navid Negahban como el sultán de Agrabah y Will Smith como el Genio.


Es inevitable tener una sonrisa durante la película, apenas comienza nos transformamos en un niño, la edad deja de ser un número y disfrutamos de la forma más inocente todo lo que transcurre. Disney recobra esa magia de la que todos nos enamoramos, junto al veneno en la dirección de Guy Ritchie, una combinación de las que muchos dudaron, pero quién mejor que él para hacer una película de este estilo. 


Mención especial a Gemma Jackson (Game of Thrones, Finding Neverland, King Arthur: Legend of the Sword, etc) por su trabajo en la Dirección de Arte, la película está llena de colores que suman a este factor “magia” presente durante todo el filme. Cada plano está perfectamente cuidado generando armonía visual entre los colores que te hacen sentir que hasta los mismos dialogan con los acontecimientos. Los vestuarios van al compas de los actores y las locaciones, sumándoles un ítem extra a sus expresiones y toda la puesta en escena. La Fotografía se acopla maravillosamente a la propuesta del departamento de arte y a las exigencias de un Director como Guy Ritchie, cada plano estaba perfectamente cuidado e iluminado que, junto al montaje, logran envolver al espectador en el filme. 


Los momentos musicales de la película eran tal cual como en la versión animada, salvo por un par de canciones nuevas. Cada canción fluye con lo ocurrido, elevando la situación presente. Es como ver un gran show en pantalla grande, donde la piel se nos eriza por re-escuchar canciones como “A Whole New World”, más toda la puesta en escena, hacen de estos momentos un espectáculo visual para todos nosotros. Hubo una sola canción interpretada por Jasmine (forma parte de las pequeñas diferencias con la versión original) que no ocurre de manera orgánica con la propuesta que se venía trabajando, en Aladdin todas las canciones forman parte del diálogo de la película, pero en  este caso, rompe con el mood que se había creado, a pesar de que su mensaje es muy bonito y necesario para lo que estamos viviendo hoy en día. 


Muchos dudaban de Will Smith interpretando al Genio y debo decir que, junto a Jasmine, es lo mejor de la película. Will Smith vuelve a la comedia en alto, logrando todos los momentos que exige este personaje sin sentir que es una competencia de su antecesor Robin Williams, cada actor le da su toque de magia que funciona a la perfección en ambos casos. El Genio se roba el espectáculo, como también lo hace Jasmine, físicamente cumple con las expectativas y a nivel actoral ya no vemos a una damisela en apuros sino, a la mujer con carácter que sabe lo que quiere y lucha por ello. Aladdin también logra hacer un gran acercamiento, aunque en lo personal, hizo falta un poco más de picardía que caracteriza a este personaje. Lo que consiguen con su sidekick Abu, es maravilloso, este pequeñín se roba el show regalándonos momentos de ternura y risas, haciendo una dupla increíble con nuestro querido Aladdin. Hasta la alfombra mágica está cargada de personalidad haciendo que empaticemos con ella. Para mí el único personaje que no da la talla y es más por un tema de elección del actor que la actuación per se, es Jafar. A nivel de rasgos y actitud no logra transmitir el miedo que nos evoca la versión animada, aunque Iago, su fiel compañero, es el salvador de estos momentos.  


Esta nueva versión de Aladdin nos deja un mensaje necesario para nuestros tiempos como lo son los derechos de la mujer en la sociedad. Algo que me gustó y rescato, es que no se nos vende como un panfleto, donde solo importa la mujer, sino más bien, donde ambas partes (hombre y mujer) se compenetran, una no tiene porqué diluir a la otra. Esto es algo que siento que es necesario resaltar, hoy en día solemos caer en extremismo donde satanizamos a uno de los bandos en vez de entender que para lograr un equilibrio social necesitamos unir ambas polaridades, no verse como diferentes o el extraño, porque al final todos somos seres humanos.   


En fin, Aladdin es una película cargada de magia y que todos los miembros de la familia podrán disfrutar de ella, sin importar la edad. Los que crecieron con este clásico se sentirán nostálgicos y satisfechos, y los que no, al terminar la película querrán ir corriendo a ver la versión animada. En lo personal, tenía tiempo sin salir con la sensación de felicidad que solía tener en mi infancia cuando veía una película de Disney y por esto, ¡gracias Disney por recuperar tu encanto y hacernos sentir la magia del cine! 


Por acá les dejo el trailer: https://www.youtube.com/watch?v=foyufD52aog

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo