Muy parecido al amor: el té



Siempre he sido bastante quisquillosa en cuanto a gustos de comidas, por predisposición, miedo a lo nuevo, miedo al desagrado, miedo, miedo, miedo: el sentimiento presente a la hora de salir de la zona de confort. Hace tres años decidí luchar contra esa predisposición, por circunstancias de la vida y por mí misma, y es la mejor decisión que he tomado. De lo único que me arrepiento, es de estar tantos años sin probar cosas maravillosos por culpa de ese “miedo” que me limitaba tanto. Ahora como de todo un poco, hay varias cositas que no tolero, pero poco a poco.


Hago esta breve introducción para llegar a este punto, en el 2019 descubrí lo que sería una de mis más grandes adicciones: el té. No tienen idea lo feliz que estoy por haberme dado el chance a probar la bebida que más placer le ha dado a mi cuerpo. Me acuerdo que antes no me atrevía porque a mí siempre me han gustado las bebidas con un sabor fuerte como la Coca Cola, es decir, lo artificial. Tenia la percepción de que le faltaba sabor y por eso no la quería probar… no tenemos idea lo mucho que nos limitan los prejuicios, hasta que decidimos enfrentarlos y cambiar de perspectiva.


El té es una bebida maravillosa, con múltiples presentaciones y beneficios. Funciona como un relajante corporal y mental, nos trae más al presente y hasta podría decir que nos añade un toque de felicidad a nuestro estado de ánimo. Científicamente está comprobado que posee antioxidantes que son germen de vitaminas, minerales y fibra y hasta ayuda a retrasar el proceso de envejecimiento. También, funciona como protector del sistema inmunológico por poseer gran cantidad de flavonoides y vitamina H ayudando a que las defensas del cuerpo funcionen y eludir al daño celular. Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares previendo la coagulación en la sangre que es la causa de accidentes vasculares y ataques del corazón. Ayuda a atacar la anemia, aporta hidratación (que nos permite balancear esos litros diarios de agua recomendados al día). Y para los que son fanáticos de las dietas y la buena alimentación, me complace decirles que no posee calorías, además que por ser una bebida caliente, ayuda a eliminar la ansiedad por la comida.


Pero como todo en esta vida es dual, por supuesto que tiene sus desventajas. Es importante escuchar a nuestro cuerpo y sentir como reacciona en él, varias personas pueden sufrir los efectos secundarios de esta bebida y padecer de irritabilidad, insomnio, palpitaciones, mareos, náuseas, vómito, mala digestión, dolor de cabeza y pérdida de apetito. También, es súper importante aclarar que no se recomienda para nada el consumo de té en mujeres embarazadas o en período de lactancia, ya que por su gran contenido de taninos reduce la absorción de ácido fólico y hierro.


El té vino a traerme en este nuevo año mucho amor, es por esto que todas las semanas les escribiré publicaciones especiales dedicadas a los distintos tipos de té que existen y puedan conocer sus beneficios y desventajas… ¡espero lograr que compartan conmigo esta maravillosa y sana adicción!


¿Son amantes del té? Compártanme su experiencia con esta bebida en los comentarios ☆

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo