Mulán: coexistiendo con el Ánima y el Ánimus



Aprovechando el auge por el nuevo trailer, hoy hablaré de mi película favorita de Disney de la infancia: Mulán. Debo acotar que ando particularmente emocionada/angustiada por el Live-Action porque siento que puede salir demasiado bien o demasiado mal, pero bueno no me adelantaré al momento e intentaré dejar las expectativas a un lado (como si fuese tan sencillo).


Como niña emocionada al ver el trailer, sentí la necesidad de volver a ver la versión animada y en efecto sigue siendo, para mí, una de las mejores película de princesas de Disney. Más allá de todo el envolvimiento emocional que podemos lograr con las increíbles canciones que quedan impregnadas en nuestra mente de por vida, el Diseño de producción y como logra reflejar en versión animada la cultura china, los pequeños detalles que conseguimos en cada Plano y como cada cuadro es una muestra de arte asiático puro; la propuesta de Dirección y la forma en como está narrada, injertando veneno en los planos, restándole simplicidad y logrando una puesta en escena sólida y cautivante, para mí lo que más me atrapa de la película es el subtexto y el mensaje que refleja. 


En lo personal, siento que hoy en día se ha tergiversado bastante el concepto de lo inclusivo. Movimientos, como el feminismo, con una causa super importante porque ha sido reprimido y renegado por mucho tiempo sale a la luz, pero convirtiéndose en todo eso que rechazan y perdiendo el mensaje importante que se tiene que dar y para mí, esta película refleja muy bien como ambos movimientos debería convergir entre sí sin uno opacar al otro porque somos ambas partes, en esencia. Lo femenino es tan importante como lo masculino y ambos polos conforman nuestra psique (tanto para mujeres, como para hombres) y esto se conoce, desde la Escuela de Psicología Analítica Profunda de Carl Gustav Jung como Anima y Animus. 


El Anima es la energía psíquica femenina, en ella encontramos la emoción, la intuición, la circularidad, la pasividad (desde el punto de vista de la recepción), la noche, la Luna, lo oculto, el inconsciente, alma, efecto, introversión, indirección, improvisación, esconder, el misterio, la sabiduría, la maternidad, la sensualidad y sexualidad, la inocencia. El Animus es la energía psíquica masculina, en él encontramos el pensamiento, la direccionalidad, es activo, el día, el sol, la consciencia, mente, acción, causa, extroversión, directo, literal, descubre y planifica, lo que se encuentra a la luz, el poder físico, el desarrollo intelectual, la posibilidad de aprender y enseñar. Ambos polos coexisten en nosotros y aunque nos identifiquemos más con uno que con otro, hombres y mujeres debemos acercarnos a los dos porque son complementarios para nuestro crecimiento. El movimiento feminista (y ojo, no todo, pero sí el que más resuena) hoy en día, está impregnado de puro Animus que paradójicamente, es esa masculinidad que tanto rechazan, aislando el componente femenino que es sumamente importante, saltando de una polaridad a otra sin poder lograr una integración de opuesto, pero Mulán refleja a la perfección esta integración. 


La familia de Mulán es solicitada a unirse al ejército Chino para proteger al emperador de la amenaza de los Hunos. Ella decide ir vestida de hombre, cortando su cabello, diluyendo el reflejo físico de su feminidad para proteger a su padre que no se encontraba en condiciones, utilizando elementos de “Ánima” (engaño y misterio) para que no fuese descubierta y no la detuvieran. Una cultura en donde se creía que solo los hombres van a la guerra porque son los que tienen la masculinidad y la fuerza para poder vencer, Mulán se une al viaje, con el peligro de su vida de por medio porque el ser descubierta le daría como castigo la pena de muerte. A medida que avanza la película, a ella le cuesta integrarse con esa masculinidad, es la más débil y se convierte en un estorbo. Hasta que con trabajo duro decide converger con los elementos del “Animus” para poder sobrevivir convirtiéndose en la mejor con su fuerza y habilidad. Paradójicamente, cuando la situación se pone difícil y están apunto de ser derrotados, ella fue la única que pudo ganar el primer encuentro con los enemigos, no desde la fuerza y planificación, que era casi imposible porque los superaban por millones en número, sino desde la indirección e improvisación, lanzando un cañón a una roca de nieve ocasionando una avalancha, salvándole la vida al comandante y a sus compañeros. 


Mulán es descubierta por una herida, por salvarle la vida a sus compañeros se le perdona la vida, pero igual es exiliada. Este episodio es lo que hace que ella luego pueda descubrir que parte de sus enemigos habían quedado vivos para poder avisarle a los demás. Toma acción y decide correr a la ciudad para avisarle a los demás, pero nadie le cree. Es cuando llegan los Hunos y secuestran al Emperador. Sus compañeros con la fuerza querían abrir las puertas para poder entrar al palacio, pero no lo lograron y Mulán les da una idea para poder llegar al Emperador. Todos estos hombres disfrazados de Mujer, deciden utilizar los elementos femeninos del “Ánima”, engaño y seducción, para poder distraer a sus contrincantes y una vez que caen con la fuerza atacarlos, uniendo ambos polos para poder lograr sus objetivos. Con la integración de estas dos energías, es como Mulán logra vencer a los enemigos y ganarse el respeto de todos, hasta del Emperador. 


Todos somos ambas energías psíquicas en esencia, existen Mujeres que son puro “Animus” y no necesariamente son “tonboys” y también, hay hombres que son “Ánima” y tampoco son “afeminados” y que sean así, no es algo que esté mal. En lo personal, cuando dejemos de saltar entre polaridades y logremos aceptar que ambos polos son necesarios para nuestro crecimiento, siento que podremos encontrar la armonía. Ambos elementos forman parte de nuestra psique, el rechazar uno automáticamente estamos negando otra parte de nosotros. Dejemos de renegar de lo masculino y lo femenino, seamos más como Mulán y en la integración de ambas energías podremos conseguir la victoria, para llegar a ser quien realmente somos. 

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo