Las fases de la Luna: usando la energía a nuestro favor



No es un mito que la Luna tiene una fuerte influencia sobre nosotros, tanto física como psíquica. La Luna está conectada a lo instintivo, intuitivo, el inconsciente, el inconsciente colectivo, emociones, todo lo que está oculto y no reconocemos, es la energía psíquica femenina. A nivel físico, las fases de la Luna controlan la marea (no es causalidad que el mar sea un símbolo del inconsciente y las emociones), a los animales (por lo instintivo) y en nosotros desde lo psíquico por el lado emocional. 


Para poder hablar de la Luna, tenemos que entender también al Sol, por ser su reflejo. El Sol es todo lo que está a nivel consciente, lo que podemos ver y reconocer “lo que brilla”, es la energía psíquica masculina. En nosotros representa nuestra esencia y ego (el ego visto desde el constructo de nuestra personalidad). El reflejo de la Luna es producto del complemento del Sol y así es como nacen las fases de la Luna. 


Luna Nueva


En esta fase la Luna y el Sol se encuentra juntos, a esto se le conoce en Astrología como una conjunción. Por estar uno encima del otro, la Luna no refleja luz, por lo tanto a nosotros también se nos apaga la luz, pero no en el mal sentido, sino que es un momento para estar tranquilos y meditar. Nos podemos sentir cansados y con baja energía, pero es el momento perfecto para gestar y crear, por eso se recomienda hacer una lista de intenciones. Lo ideal es hacer la lista de intenciones según el Signo en el cae esa Luna Nueva, para manifestar de mejor manera la energía, por ejemplo: si la Luna Nueva cae en el Signo de Tauro, es un excelente momento para gestar la idea de un trabajo, crear nuevas bases sobre mi valoración personal y manifestar todos estos temas relacionados al Signo de Tauro. 


Este es el momento para reflexionar sobre esa idea que tengamos y darle forma. Como no tenemos el ánimo para movernos porque la Luna carece de luz, es un excelente momento para meditar, estar tranquilos, callar esa locomotora mental, conectarnos con nosotros mismos, escuchar nuestra voz interna para saber lo que queremos manifestar en este nuevo ciclo lunar y la oportunidad que se nos presenta según la energía disponible.


Luna Creciente


El Sol y la Luna se empiezan a separar, se dibuja la sonrisa de la Luna para darnos el impulso de comenzar esa idea que gesté en la Luna Nueva. Es un buen momento para iniciar, tomar acción sobre proyectos, asociaciones, negocios, rutinas, cualquier idea descabellada que salga por nuestra mente porque esto solo indica, como la misma fase, crecimiento. Por supuesto, tenemos que tener en cuenta el Signo por el que está transitando la Luna porque si, por ejemplo, cae en el Signo de Capricornio, el crecimiento va a ser lento, pero seguro, es ideal para lo pragmático. En el caso de caer en el Signo de Piscis, el crecimiento va a ser más desde el índole espiritual y creativo. Por eso es importante conocer el Signo, para utilizar la energía a nuestro favor.  


Luna Llena 


La Luna y el Sol se encuentran en los polos opuestos, a esto en Astrología se le conoce como una oposición. El Sol refleja por completo a la Luna, mostrándonos toda su luz. Este es un buen momento para mostrarnos, visualizar todo lo que gesté en la Luna Nueva y ver los frutos que cosechamos. La Luna también representa nuestro inconsciente y al Sol iluminarla por completo, todos estos contenidos que no reconocemos salen a la luz. Por eso, es un momento donde la sensibilidad está a flor de piel, la energía suele estar bastante turbia y cargada porque puede costar lidiar con tanta emoción. Es la emoción en todo su esplendor. Tenemos que tener en cuenta la energía del momento para trabajarla y que no nos tome por completo, concientizar sobre lo que esta Luna Nueva nos está mostrando, desde lo que nos incomoda hasta lo que nos gusta, para hacerlo consciente e irlo integrando poco a poco a nuestra psique. 


Luna Menguante 


El Sol está culminando el ciclo lunar para volver a unirse a ella y comenzar una nueva fase. Es un excelente momento para cerrar ciclos, dar por terminado eso que ya no nos funciona. Todo ese trabajo que hicimos desde la Luna Nueva, discriminar lo que no sirve mas y quedarnos con lo que funciona. Consolidar los procesos y proyectos. Reflexionar y cerrar con todo eso que limita nuestro crecimiento. La energía empieza a disminuir por lo que es un excelente momento de introspección para eliminar todo lo que no funcionó y manifestar nuevas intenciones en el siguiente ciclo lunar. 

Todos los meses la Luna nos presenta una oportunidad para manifestar algo nuevo. No nos mortifiquemos por las caídas, ellas nos dejarán el aprendizaje necesario para poder comenzar una nueva intención. Lo importante es conocer el Signo por el que la Luna está transitando para fluir con la energía y utilizarla a nuestro favor. 

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo